CONTAMINACIÓN AMBIENTAL

La Calidad Ambiental es un concepto relacionado con la contaminación e incluye, además de aire, el agua, el suelo y todas aquellas alteraciones físicas, químicas y biológicas que un medio o un territorio pueden sufrir por la dinámica que desarrollan medios naturales y/o antrópicos (IDEAM).

Indicadores ambientales

Cuando hablamos de evaluación ambiental existen toda una serie de mediciones diferentes. En este caso lo que se pretende conocer son los denominados Indices de Calidad Ambiental Percibida (ICAP) o PEQI (Perceived Environmnental Quality Index).

La calidad del aire está definida por el conjunto de factores que inciden sobre su estado. La constante transformación del medio industrial genera emisiones atmosféricas de determinados contaminantes como:

  • Óxidos de nitrógeno (NOx): se producen como consecuencia de la combustión a alta temperatura, siendo el tráfico una de las principales fuentes de generación. Sus efectos sobre la salud se dejan notar a través de inflamación de las vías aéreas, afecciones de órganos, como hígado o bazo, o de sistemas, como el sistema circulatorio o el inmunitario.
  • Ozono (O3): el ozono se forma en la atmósfera por la reacción entre óxidos de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (VOCs) en presencia de calor y luz solar. Puede dar lugar a problemas respiratorios y puede contribuir a incrementar la mortalidad prematura.
  • Dióxido de azufre (SO2): se produce por la quema de combustibles con alto contenido de azufre y petróleo. Las principales fuentes son los procesos industriales y la extracción de metales a partir de minerales. Puede tener efectos perjudiciales sobre la salud incluso a grandes distancias del foco emisor, pudiendo causar problemas respiratorios, alteración del metabolismo de las proteínas, dolor de cabeza o ansiedad.
  • Partículas en suspensión (PM10 y PM5): son, junto con los óxidos de nitrógeno, los contaminantes más perjudiciales, ya que debido a su pequeño tamaño, penetran hasta lo más profundo del sistema respiratorio, pudiendo incluso alcanzar el flujo sanguíneo. Las partículas más gruesas (PM10) suelen tener un origen natural y están compuestas por polvo, tierra, polen, moho, esporas y otros materiales. Las partículas más finas, en cambio, se generan por el uso de vehículos de gasolina y diesel, la combustión de combustibles para generación de energía y procesos industriales.

que hacen necesario su control para regular el impacto negativo sobre el medio ambiente, la salud y bienestar de las personas.

Cabe comentar también que estos contaminantes no solo ejercen un efecto perjudicial sobre la salud humana, sino que el entorno también resulta afectado, dañando el crecimiento de cultivos y bosques, deteriorando edificaciones o dando lugar a problemas como el de la lluvia ácida.

Asimismo, diferentes publicaciones científicas consideran también otros contaminantes que se ha demostrado que son perjudiciales para el entorno, como el amoniaco que afecta negativamente a la Tierra, o tienen una especial contribución al cambio climático, como pueden ser los escapes de gas metano.

Sabemos que este tipo de contaminaciones en muchas de las ocasiones salen de nuestro control, sin embargo en estos tiempos tenemos a nuestro alcance la Tecnología NTP (Non-Thermal Plasma)  la cual  ayuda a reducir de manera significativa los contaminantes presentes en el aire sobre todos los llamados VOC´s ( Compuestos Orgánicos Volátiles ), así como tener un aire  libre de microorganismos, dando como resultado un mejor bienestar y la oportunidad de respirar un aire más limpio y puro dentro de nuestro entorno.

Artículos relacionados