Inocuidad en la industria de alimentos y bebidas

Para la industria de los alimentos y bebidas, la inocuidad de sus instalaciones y procesos, es de suma importancia, pues cualquier contaminante, puede poner en riesgo la producción o disminuir el tiempo de vida de anaquel, ocasionando, sobre todo riesgos en la salud de sus consumidores y colaboradores, lo que traerá consigo, pérdidas económicas, conflictos legales, riesgos reputacionales y posiblemente, poner en peligro la existencia de la marca.


La mayoría de las empresas formales tienen muy presente lo anterior, por lo que desarrollan procesos muy minuciosos para garantizar la higiene en la cadena de producción, como resultado de la profesionalización, capacitación y experimentación; a lo que llamamos, experiencia; sin embargo, la experiencia no lo es todo, pues un exceso de confianza, una distracción o un estado emocional o de salud inadecuado en el personal, puede traer consigo una ruptura en los protocolos, en algunos casos, un simple descuido en la limpieza de un recipiente, superficie o maquinaria, pueden provocar la contaminación de toda una línea de producción.


Dependiendo del tipo de cadena de producción, podemos encontrar procesos que permiten esterilizar el producto al finalizar el proceso, lo que garantizará la inocuidad del interior del envase incrementando la vida de anaquel.


Por otro lado, existen ingredientes para la industria, que por su origen, pueden transportar algunas bacterias y otros patógenos, como es el caso de los sectores agrícolas y pecuario. Es conocido que algunos agricultores utilizan aguas negras o grises para el riego de sus cultivos; es por esto que los fabricantes de alimentos, suelen lavarlos y desinfectarlos de forma estricta, así mismo, en los insumos de origen animal fácilmente proliferan algunas bacterias, las cuales, son eliminadas con adecuados procesos de cocción, sin embargo, siempre existe un margen de riesgo en la manipulación de estos, pues como lo hemos mencionado, un descuido humano, podría ocasionar la contaminación de las áreas, utensilios y superficies.


Es por esto, que tratándose de alimentos debemos de contar con toda la ayuda y respaldo posible para garantizar la inocuidad de los productos y seguridad de los consumidores y colaboradores.


Existen herramientas tecnológicas que son muy útiles en estos casos, por ejemplo, después de años de investigación se ha comprobado, que el plasma no térmico o plasma frío, elimina el 99.99% de virus, bacterias, hongos, moho y otros patógenos a los pocos minutos de exposición, además de ser muy seguro para utilizarlo en presencias de personas, plantas y animales.


El plasma frío o Non termal plasma (NTP) permite mantener los espacios y áreas de trabajo completamente sanitizadas de forma continua, contribuyendo a la protección de los alimentos, incrementando su vida útil.
Conoce más sobre la tecnología de plasma frío, aquí.

Artículos relacionados