Bacterias Multirresistentes (MDR) origen de Enfermedades Nosocomiales

Las bacterias multirresistentes son una amenaza de la que se habla poco en los medios, pero tienen un gran impacto en la salud de todos y la salud pública.

Las infecciones provocadas por bacterias multirresistentes, no son curables con los antibióticos que se utilizan habitualmente porque han desarrollado una forma de resistencia a los mismos, por lo tanto, se vuelven extremadamente peligrosas , en particular en las personas en situaciones de fragilidad debido a enfermedades, ingresos hospitalarios y edad.

Por ello, identificar un sistema que bloquee la proliferación de este tipo de bacterias, que evite su propagación, al igual que el aumento de este tipo de infecciones, es cada vez más urgente.

El Departamento de Medicina Molecular de Padua ha probado los dispositivos Jonix en este tipo de bacterias, demostrando su eficacia y utilidad como herramienta de prevención.

Bacterias multirresistentes: un grave problema de salud y economía pública

Las bacterias multirresistentes son una de las principales urgencias de salud pública a nivel mundial , debido a que implican numerosos y graves problemas en la prevención y tratamiento de enfermedades. 

Según el artículo: resistencia a los antimicrobianos implicaciones y costes , el abuso de agentes antibacterianos en la sanidad, la agricultura y la ganadería; está provocando el aumento de la resistencia a los antimicrobianos, junto con la evolución y mutación espontáneas de las bacterias. Muchos estudios han demostrado las desastrosas consecuencias financieras de las bacterias multirresistentes , incluidos los costos de atención médica extremadamente altos debido al aumento de las hospitalizaciones y la necesidad de medicamentos.

La resistencia antimicrobiana desarrollada “por las bacterias multirresistentes (MDR) se produce cuando microorganismos como bacterias, virus, hongos y parásitos son capaces de sobrevivir, reproducirse y prosperar; incluso en presencia de fármacos que antes podían contenerlos e inactivarlos. Esto significa que cada vez más enfermedades infecciosas bacterianas no se pueden curar con antibióticos. Además, la infección con bacterias resistentes a los antibióticos provoca enfermedades graves y estancias hospitalarias prolongadas , aumentos en los costos de atención médica, costos más altos para medicamentos de segunda línea y un riesgo muy alto de fallas en el tratamiento. 

La resistencia a los antibióticos compromete la capacidad del sistema inmunitario humano para combatir enfermedades infecciosas y conduce a complicaciones en los pacientes más frágiles sometidos a quimioterapia, diálisis, en situaciones postoperatorias delicadas. Las personas con enfermedades crónicas como diabetes, asma y artritis reumatoide también pueden verse gravemente afectadas por la resistencia a los antibióticos. 

A medida que aumenta la presencia de bacterias resistentes a múltiples fármacos, disminuye la cantidad de antibióticos efectivos y los médicos se verán cada vez más obligados a utilizar clases de fármacos como los carbapenémicos y las polimixinas, que tienen un costo elevado y muchos efectos secundarios, además de no estar fácilmente disponibles en los países más pobres.

Uno de los casos más conocidos de bacterias resistentes a múltiples fármacos es la resistencia a la meticilina de Staphylococcus aureus (MRSA), que se asocia con altas tasas de mortalidad anual en todo el mundo. Además, las bacterias gramnegativas multirresistentes (MDR-GNB) han hecho que el tratamiento de varias infecciones, como la neumonía y las infecciones del tracto urinario, sea más desafiante; incluso las enfermedades infecciosas que en muchos países han sido erradicadas gracias a las vacunas y los antibióticos están reapareciendo en los países más frágiles, sin embargo, se muestran cada vez más resistentes a los medicamentos utilizados hasta ahora. Los casos de tuberculosis, gonorrea, fiebre tifoidea aumentan cada año y contribuir sustancialmente a los altos costos de la salud de las personas y los sistemas de salud en todo el mundo.

Tecnología de plasma no térmico de Jonix probada en bacterias multirresistentes.

La TECNOLOGÍA JONIX NTP descompone las cargas bacterianas y también es eficaz en bacterias multirresistentes: así lo demuestra la experimentación realizada por el Departamento de Medicina Molecular de la Universidad de Padua.

Esta Tecnología de plasma frío Jonix que está patentada, abre importantes perspectivas en ” estrategias destinadas a reducir el riesgo de transmisión de infecciones en el entorno sanitario o en otros contextos colectivos ” y es capaz de contribuir a la reducción de contagios.

Por tanto, disponer de sistemas como la Tecnología de Plasma Frío de Jonix, capaz de controlar la proliferación bacteriana multirresistente y hacer seguros los entornos e instrumentos sanitarios, es fundamental para garantizar que los mismos  respondan adecuadamente y de esta manera prevenir, disminuir las hospitalizaciones y los gastos relacionados en los sectores sanitarios, el sector veterinario y el de otros sistemas colectivos.

Podrán encontrar en los dispositivos Jonix un aliado válioso en la importante lucha contra la resistencia a los antibióticos.

Artículos relacionados